Mantenimiento

El mantenimiento en las instalaciones frigoríficas

Hoy os queremos hablar de la importancia del mantenimiento en las instalaciones frigoríficas y del ahorro económico que puede suponer para nuestro bolsillo detectar una avería o un problema a tiempo.

El llevar a cabo un buen mantenimiento en las instalaciones y mantenerlas en perfecto estado, nos garantiza que los procesos productivos no se vean afectados en ningún momento. Por ello, es necesario hacer una inversión económica en el correcto mantenimiento de los equipos de refrigeración y congelación, con lo que nos aseguraremos de que las piezas de la instalación, funcionen correctamente durante muchos años.  

Un correcto mantenimiento

Para realizar las labores de mantenimiento, podemos hablar de dos aspectos claves, los trabajo de prevención (mantenimiento preventivo) y los trabajos correctivos (mantenimiento correctivo).

Gracias al mantenimiento preventivo, podemos saber en qué momento una pieza puede deja de funcionar correctamente y romperse, por ejemplo. Para ello, se realiza un seguimiento continuo de la instalación durante un periodo de tiempo, en el que se estudia la evolución de la pieza, y también se lleva a cabo un historial de los recambios que se hayan realizado.

El mantenimiento correctivo es el que se lleva a cabo cuando se sustituye la pieza que falla, solucionando la avería una vez que se produce. Por ello, la rapidez aquí es primordial para evitar que la producción tenga que detenerse y se vean incrementado los costes. Además, es muy importante disponer de piezas en stock o tener previstas cuáles se reemplazarán para evitar retrasos en la logística.

Para llevar a cabo un buen mantenimiento en los sistemas  de refrigeración y climatización deberemos realizar un análisis del aceite, que nos indicará si hay humedad, ácidos, corrosión, desgaste de cojinetes, roce, u otros problemas.

Además, será muy importante llevar a cabo ensayos por corrientes de Foucault, para evitar fallos a causa de fugas en el tubo del condensador y del evaporador. También, habrá que realizar un análisis de vibraciones para ver si hay problemas con los rodamientos de refrigeración, desequilibrio del impulsor, por ejemplo.