alarmas camaras frigorificas

Tipos de alarmas para cámaras frigoríficas

El interior de una cámara frigorífica, es un ambiente de temperatura controlada y que está a niveles mucho más bajos que la temperatura ambiental, llegando incluso a temperaturas mucho menores al punto de congelación. La necesidad de la instalación de alarmas en una cámara frigorífica, obedece a razones de seguridad industrial y a desperfectos que puedan lesionar el medio ambiente.

Por normativas internacionales, europeas y españolas, se debe tener la previsión de la instalación de al menos estos dos tipos de alarmas en cámaras frigoríficas.


Seguridad Industrial: Hombre encerrado

Dentro de la cotidianidad en nuestra empresa, es necesario que operadores entren y salgan constantemente de la cámara para diferentes tareas. La imposibilidad de abrir desde el interior la puerta de la cámara frigorífica, es una posibilidad cierta en el devenir operativo de la empresa.

Un corte de energía eléctrica, congelación, obstáculos u otros elementos que incapaciten la puerta para cámara frigorífica, son eventos factibles y que deben ser tomados en cuenta a fin de garantizar la seguridad de los trabajadores.

En cámaras con frío positivo y cámaras de congelación, se debe instalar un sistema de alarma luminoso y sonoro, a una altura no mayor a los 125 cm desde el suelo, resistentes a bajas temperaturas y con autonomía energética, que le permita funcionar aun sin energía eléctrica.

  • Cámaras de frío positivo: Se debe instalar una alarma sencilla con indicador luminoso y sonoro. Debe tener un pulsador que permita al operador indicar que no puede abrir desde el interior la puerta para cámara frigorífica.
  • Cámaras de congelación: El sistema en una cámara de congelación, es más complejo, pues la vida del operador encerrado puede estar en riesgo transcurrido un tiempo prolongado de exposición al frío intenso.

Debe tener un sistema de alarma de doble pulsador, con señal luminosa y sonora, con autonomía de energía y que pueda soportar temperaturas inferiores a los -50ºC sin formación de hielo en la superficie.


Seguridad ambiental: Fugas

La normativa europea y española, contempla la obligatoriedad de instalar alarmas de detección de fugas de gases refrigerantes. De acuerdo a su complejidad, nos permiten conocer al momento si hay una fuga de gas por la rotura de alguna tubería de gas refrigerante o si la concentración de gases peligrosos es mayor a la establecida en la normativa.

En cámaras donde se realizan actividades humanas, el de suma importancia conocer en tiempo real, si la concentración de gases peligrosos constituye un riesgo para la salud y la vida de los operarios. Para ello, existe la posibilidad de instalar una central de alarma de detección de gases, la cual emite señales acústicas y luminosas al momento de la detección.

Los sistemas de alarmas para cámaras frigoríficas, nos aseguran no solo cumplir con las regulaciones, sino tener la tranquilidad que nuestro personal y el medio ambiente están protegidos. La dotación, instalación y mantenimiento de alarmas, debe estar siempre a cargo de equipos profesionales expertos, quienes nos asesorarán en las mejores opciones para nuestros requerimientos.

Cómo mantener correctamente una cámara frigorífica

Cómo mantener correctamente una cámara frigorífica

La instalación de una cámara frigorífica, como parte esencial de nuestro negocio ha supuesto una inversión, en algunos casos, de envergadura.

La cámara frigorífica contiene un inventario de mercancías que forma el corazón de nuestra empresa y de la que dependemos todos los involucrados: socios, empleados, proveedores y un largo etcétera.
Debido a su importancia en nuestra empresa, es especialmente necesario realizar un mantenimiento adecuado a fin de prevenir posibles inconvenientes y optimizar su funcionamiento.

El mantenimiento correcto de una cámara frigorífica, pasa por 3 etapas principales:


Limpieza Periódica

La frecuencia de limpieza de la cámara, depende en gran medida del uso y naturaleza de los productos que en ella contenemos. Realizar una adecuada limpieza, obedece a parámetros de seguridad e higiene reglamentarios, además que asegura el correcto funcionamiento.

La limpieza de una cámara frigorífica se hace en 3 estadios: Paredes, suelos y estanterías.
Las paredes deben limpiarse de forma descendente, es decir, de arriba hacia abajo, de la siguiente manera:

  1. Eliminar de forma manual los residuos en las paredes.
  2. Utilizar una solución jabonosa neutra (Ph entre 5 y 9). No usar cloro.
  3. El agua de limpieza debe estar entre 35 y 40ºC.
  4. Si se usan hidrolavadoras de presión de agua, ajustar la salida a máximo 50 bar.
  5. Nunca exceder el tiempo de limpieza recomendado por el fabricante.
  6. Secar al máximo con un paño seco y limpio. En camaras de congelacion, el uso de agua debe ser el mínimo.

Los suelos se limpian desde el interior hacia el exterior, evitando el exceso de agua. Secar todo resto de agua que puede filtrarse y formar hielo en las juntas.
Las estanterías, se limpian con una solución jabonosa y se secan completamente con un paño seco y limpio.


Revisión y Mantenimiento de estructura

Constantemente se deben revisar los elementos estructurales. Las juntas de estanqueidad de paredes, techos y cubiertas, deben estar libres de agua y formaciones de hielo.

Las puertas para cámaras frigoríficas deben verificarse permanentemente, observando el estado de las bisagras, cierres y marcos; asegurar el aislamiento térmico con la puerta cerrada, es decir, que no haya intercambios de temperatura y/o “escapes” de frío de la cámara.

Las partes móviles de la puerta como bisagras, pivotes y manillas, deben estar correctamente engrasadas y funcionando cabalmente, de haber algún desperfecto, sustituirlo de forma inmediata.
Cualquier grieta, oxidación u otro deterioro en la cámara, debe atenderse de manera inmediata.

Revisión y Mantenimiento de equipos

Los equipos de refrigeracion, termostatos, válvulas, alarmas, sistemas de ventilación y otros elementos mecánicos o electrónicos de la cámara frigorífica, deben tener una revisión técnica constante. Especialmente, se debe atender a fugas de gases, líquidos y otras anomalías, reparandolas urgentemente, al detectarse.

Nuestra cámara frigorífica, tendrá una vida útil óptima y prolongada si la cuidamos de manera adecuada, realizamos mantenimiento preventivo y estamos atentos a desperfectos. Debemos confiar el mantenimiento a profesionales que puedan darnos los diagnósticos y las soluciones efectivas a tiempo para optimizar el funcionamiento de esta parte tan importante de nuestra empresa.

Cámaras frigoríficas para bodegas

Cámaras frigoríficas para bodegas

El vino, mostos y cavas, han pasado a ser productos de consumo extendido en el mundo entero. Cada día podemos observar desarrollos de viñedos, en zonas que hasta hace solo unos años, eran impensables.

El proceso de fermentación y maduración del vino, estaba reservado a zonas con condiciones climáticas específicas y que eran irreproducibles en otras latitudes. La aparición de las cámaras con puertas frigoríficas, junto a los sistemas de control de temperatura y humedad en las bodegas, ha hecho que esta expansión sea una realidad.

No obstante, la utilización de bodegas climatizadas, ha permitido el aumento sostenido de la producción en zonas vinícolas tradicionales, al permitir la reproducción de elementos externos ideales en espacios controlados. Los viñedos modernos, cuentan con diferentes zonas climáticas en cada una de las fases del proceso de producción, las cuales dependen de la necesidad específica del producto objetivo.

La necesidad de mantener constancia en las temperaturas y humedad, en las fases de procesamiento, maduración, envejecido, embotellado y conservación del producto terminado, ha hecho que la instalación de cámaras con puertas frigoríficas, sea un elemento vital.


El calor y el vino: enemigos mortales

“El vino está vivo”, esta afirmación sostenida por todos los enólogos y viticultores, parte de la base que el vino está compuesto por una serie de fermentos de las levaduras de la uva, que continúan desarrollándose, incluso una vez embotellado.

Por esta razón, las altas temperaturas fomentan un mayor desarrollo de los fermentos y por consecuencia, cambian drásticamente el desarrollo esperado en el producto final, produciendo en muchos casos, grandes pérdidas económicas.

Es por ello, que fabricantes y distribuidores de vino, buscan cada día con mayor ahínco, el control de los elementos externos en sus bodegas. Las cámaras de frío o de temperatura controlada, son la solución ideal para evitar este tipo de problemas, optimizando así los procesos de elaboración y conservación de productos vinícolas, así como el diseño de las bodegas refrigeradas.


Tipos de Sistemas Frigoríficos para Bodegas

El tipo de cámara con puertas frigoríficas a instalar, depende mucho del tipo de producto, fase del proceso y otras condiciones especiales requeridas. En general, los sistemas más demandados para bodegas son:

  • Cámaras frigoríficas: Mediante el uso de puertas frigoríficas, mantienen un aislamiento de temperatura variable a demanda.
  • Placas Portátiles: Placas que se introducen en los depósitos de fermentación y por el que pasa agua fría y permiten enfriar el contenido.
  • Intercambiadores de Frío: Un sistema de tuberías, ayuda a transferir temperaturas del vino depositado de modo que se mantenga a la temperatura deseada. Muy recomendable en instalaciones industriales.
  • Depósitos de doble camisa: Funciona de manera similar a un sistema de intercambiador de frío, solo que el vino no es removido ni trasladado del depósito contenedor.

Independientemente del sistema a utilizar, lo más recomendable es en todo momento, contar con la asistencia de profesionales de la refrigeración. De este modo, podremos mantener nuestro preciado producto por más tiempo en las condiciones óptimas que necesitamos y en las que queremos que lleguen a las copas de nuestros clientes.

Cámaras y centrales frigoríficas en la industria cárnica

La industria cárnica es una de las más importantes en nuestro país. Por este motivo, es necesario mantener siempre un elevado nivel de higiene y conservación de alimentos para cumplir con las Leyes, que están sujetas a unas grandes exigencias.

Esto es debido a que un pequeño fallo en la conservación puede hacer que el resto de alimentos se contagien y provoque consecuencias fatales para los consumidores, como enfermedades o malestares.

Para que esto no suceda, es necesario invertir es sistema de refrigeración y congelación, como las cámaras frigoríficas, donde se pueden almacenar alimentos sin que su calidad sea mermada.

Si llevas tiempo pensando en mejorar el control de la carne fresca, es necesario contar con los mejores profesionales para que puedan aconsejarte y ayudarte a conseguir tus objetivos.


¿Qué importancia tienen los sistemas de conservación?

Para la conservación de la carne, es necesario que los sistemas de las cámaras frigoríficas se encuentren en las mejores condiciones posible, de este modo, los alimentos pueden conservar sus propiedades y encontrarse en las mejores condiciones posibles para el consumidor final.

El frío es el encargado de que no hagan su aparición los temidos patógenos, motivo por el que es necesario vigilarlo regularmente y que la cámara se encuentre en óptimas condiciones de limpieza y desinfección.


¿Cómo se realiza la conservación y el almacenamiento de la carne fresca?

Para que la carne se pueda considerar fresca, es necesario que exista un control de la temperatura y la humedad, en caso contrario, se deterioraría y diferentes microorganismos la invadirían, perjudicando su calidad e higiene.

El simple hecho de reducir la temperatura en 10ºC hace que las bacterias se reduzcan a la mitad. También es la temperatura óptima para que el punto de congelación no avance. Es decir, se mantiene fresca, pero sin llegar a congelarse.

Al realizar la conservación de la carne por medio del enfriamiento, es necesario que se haga lo más rápido posible después de la matanza del animal, independientemente de cuál sea el destino final de esa carne (consumo propio o venta).

En el caso de que vaya a venderse, es necesario seguir la cadena de frío para conservarla en las mejores condiciones posibles, es decir, desde que se obtiene la carne hasta que llega al consumidor final.


¿Cuál es la temperatura indicada para que la carne se mantenga fresca?

La temperatura indicada para que la carne se pueda considerar fresca en su almacenamiento, gira en torno al punto de congelación: -1ºC. En el caso del tocino, debido a que tiene grandes cantidades de sal, la temperatura será de -3ºC.

Puertas rápidas

¿Qué es una puerta rápida frigorífica?

Una puerta rápida frigorífica está diseñada con materiales especiales que le proporcionan una flexibilidad y ligereza mayor que las tradicionales. Como estas puertas se utilizan en el sector industrial, es necesario tener una velocidad de acción mayor, que disminuya las corrientes de aire, permitiendo que se pierda la menor cantidad de temperatura posible.

Si llevas tiempo pensando en instalar una, la mejor solución es ponerse en manos de los mejores profesionales para beneficiarte de todas sus ventajas.


¿En qué beneficia tener una puerta rápida frigorífica?

El mayor beneficio que se puede encontrar es una notable mejora de las condiciones de trabajo y el ahorro económico que notarás con respecto a los gastos energéticos. Esto la convierte en una inversión que se recuperará en un breve espacio de tiempo.

Según diferentes datos, una puerta frigorífica se abre, de media, entre 200 y 400 veces al día. Eso significa que los alimentos están constantemente haciendo frente a diferentes temperaturas, cuando lo más beneficioso es que se encuentren en una constante.

El tiempo de maniobra normal (el que se tarda en abrir la puerta), es de unos 10 segundos, mientras que el de cierre está en 60 segundos. Si hacemos el cálculo, eso significa tener la puerta abierta un total de tres horas diarias si únicamente se utiliza 200 veces.

Utilizando una puerta rápida frigorífica podrás ver como este tiempo es reducido, llegando a mejorar la calidad de los productos y tenerlo en unas mejores condiciones higiénicas, impidiendo que puedan entrar distintos microorganismos.

Este tipo de producto es capaz de cumplir con su cometido a la perfección en cámaras frigoríficas que alcancen hasta los -30ºC, proporcionando el máximo de seguridad y cumpliendo a la perfección con todas las necesidades de la empresa.


¿Qué ventajas tienen las puertas rápidas frigoríficas?

Las principales ventajas de contar con una puerta rápida frigorífica, son las siguientes:

  • Rapidez: Al poder abrir y cerrar más rápido la cámara frigorífica, el gasto energético es muy reducido y la calidad de los alimentos mejora.
  • Dimensiones: Se pueden fabricar este tipo de puertas para cámaras frigoríficas a medida, por lo que encajan a la perfección en cámaras frigoríficas de cualquier tamaño.
  • Seguridad: No solo proporciona seguridad para los alimentos, sino para las personas que la utilizan habitualmente.
  • Aislantes: El espesor de lona es el encargado de que exista aislamiento con el exterior.
  • Mantenimiento: No es necesario realizar un alto mantenimiento para que se encuentre en las mejores condiciones. Son fáciles de limpiar.
Uso de ozono en cámaras frigoríficas

Uso del ozono en instalaciones frigoríficas

El ozono es una de las formas más características en las que es presentado el oxígeno. Se puede encontrar de forma natural envolviendo nuestro planeta a partir de los 15 km de altura. Se encarga de absorber los rayos UV y de descomponer el O2.


¿Qué características deja el ozono en la industria?

Entre las características más habituales, se pueden encontrar las siguientes:

  • Oxidante en la industria de la química orgánica.
  • Depuración de aguas potables.
  • Tratamientos de aguas residuales.
  • Limpieza de piscinas.
  • Control de hongos o bacterias.
  • Decoloración de tejidos, azúcares, almidón, papel y ceras.
  • Refinamiento de aceites minerales.
  • Creación de perfumes.
  • Desinfección y desodorización de salas.

¿Cómo actúa el Ozono en las cámaras frigoríficas?

Gracias a las características del ozono y su actuación en las cámaras frigoríficas, es cada vez más normal verlo en distintas industrias. Está considerado como uno de los desinfectantes más efectivos que existen, llegando a eliminar los malos olores producidos por un mal almacenamiento de mercancías. Es posible controlar microbiológicamente todos los alimentos.


Aplicaciones agroalimentarias del ozono

  • Se puede aplicar como eliminador de microorganismos de la superficie de los alimentos, paredes y otros recipientes.
  • Evita el cruce de olores y oxigena la cámara, lo que es beneficioso para mejorar los tiempos de conservación y el nivel higiénico.
  • Elimina el etileno y la rapidez de maduración, perfecto para frutas y verduras.
  • Evita que emanen gases de amoniaco del pescado, estabiliza el pH y provoca que las piezas estén estéticamente más visibles.
  • Las carnes se conservan más blandas y evita la aparición de manchas.
  • Al utilizar el ozono en el funcionamiento de los equipos frigoríficos, se mejoran los tiempos y la calidad de las piezas.

Ozono: Adaptación a cámaras frigoríficas

Un generador de ozono tiene múltiples ventajas gracias a su efecto purificador, siendo capaz de atacar a bacterias, virus, protozoos, microorganismos y evitar que se sigan desarrollando.

Las cámaras frigoríficas se estén beneficiando de su utilización. Al no ser necesario aplicar productos químicos, no se dejan residuos que puedan perjudicar a los alimentos.

Es importante que, para utilizarlo, te pongas en contacto con los mejores profesionales. Ellos sabrán cómo usarlo para sacar el máximo beneficio a tu negocio.


Utilización del ozono en la manipulación, conservación y distribución de alimentos

En Doorfrig, sabemos que la superficie de los alimentos es el hábitat natural de los microorganismos, produciendo su contaminación. Es necesario que esto sea controlado desde la primera operación y se encuentren en las mejores condiciones posibles, impidiendo que se puedan contagiar las piezas cercanas.

cadena de frío

¿Qué es la cadena de frío?

Todo el mundo quiere que, cuando compra algún tipo de alimento en una tienda, esté conservado en las mejores condiciones posibles. Para cumplir con esta normativa se utiliza la aplicación de frío, un sistema antiguo que vela por la seguridad de todos los consumidores.

Por medio del frío se impide que distintos procesos como la alteración de proteínas se degraden, motivo por el que adquiere tanta importancia.


Cadena de frío: ¿Qué es?

Podemos definir la cadena de frío como un proceso complejo en el que intervienen distintos factores. En el sector alimentario es la utilización de una temperatura controlada en los productos, necesaria antes de que se realicen los procesos de distribución y venta.

Es necesario que esta temperatura sea respetada en todas las etapas de producción, transporte, almacenamiento y venta, hasta que llega al consumidor final. De este modo, es posible que la vida útil de la mayoría de alimentos se alarguen y se evite que los usuarios contraigan enfermedades o molestias.

Si no se realiza con la máxima precaución y seguridad posible, es muy probable que los alimentos pierdan sus propiedades y que aparezcan en ellos microorganismos patógenos.


¿Qué fases intervienen en la cadena de frío?

Lo más recomendado es utilizar instalaciones frigoríficas y transportes especiales que puedan tener una temperatura constante y mantenerla para que los alimentos se encuentren en un estado de seguridad permanente.

En la cadena de frío intervienen las siguientes fases:

  • Producción y tratamiento: Durante esta fase, es necesario que la temperatura se encuentre estable y pueda mantenerse. Se disponen de cámaras frigoríficas con las que se pueda manipular los productos sin que disminuya su vida útil.
  • Transporte: Ha de realizarse en vehículos especiales, prestando especial atención a los tiempos de carga y descarga, ya que se corre el riesgo de que, si son demasiado altos, se puedan deteriorar los alimentos.
  • Almacenamiento: Se utilizan cámaras frigoríficas y congeladores equipados con dispositivo de lectura de temperatura y un registro con el que se pueda ver si ha sido estable o no.
  • Distribución: Una de las fases más complicadas, debido al tiempo en el que los alimentos se encuentran en contacto con la temperatura ambiente, la variación de temperatura, falta de aireación, etc.
  • Usuario final: Hasta que se realiza el consumo, es el usuario final quien se encarga de mantener el producto en condiciones de seguridad.

¿Qué pasaría si no existiera la cadena de frío?

Si no se hace uso de una temperatura adecuada, empezarían a aparecer en los alimentos distintos microorganismos y bacterias que descompondrían y reducirían su vida útil, siendo imposible poder ofrecerlo al consumidor final.

Cómo mantener una cámara frigorífica

Cómo mantener una cámara frigorífica

Las cámaras frigoríficas son una instalación donde se almacenan alimentos para posteriormente proceder a su comercialización. Por este motivo, es importante realizar un buen mantenimiento de cada una de sus partes, ya que aumentará su vida útil y mejorará las condiciones de lo que se encuentra en su interior.


¿Cómo realizar el mantenimiento de paredes?

Para limpiar correctamente el panel, la mejor opción es utilizar una mezcla de agua y detergente neutro. Una vez aplicado, es recomendable enjuagar rápidamente con agua y secar con un paño. El revestimiento de lacada debe mantenerse intacto, para ello, se recomienda:

  • Utilizar la solución jabonosa adecuada
  • Respetar las dosis indicadas por el fabricante y utilizar productos con un PH entre 5 y 9
  • No utilizar productos con cloro
  • Utilizar agua templada entre 35/40ºC
  • El agua caliente elimina mejor las manchas de grasa
  • En caso de utilizar maquinaria para la limpieza, nunca superar los 50 bares de presión
  • Aclarar bien las paredes

Mantenimiento de válvulas de presión

Ya sea durante el servicio o en la apertura, hay que comprobar que la puesta en marcha funcione correctamente:

  • Comprobarlas láminas de la válvula
  • Comprobar las resistencias
  • Controles eléctricos
  • Conexiones
  • Evitar obstrucciones

Mantenimiento de puertas

En las puertas para cámaras frigoríficas debemos de evitar en la medida de lo posible el uso excesivo de agua, con el objetivo de que no se formen placas de hielo, ya que aumentarían drásticamente las probabilidades de que deje de funcionar de forma adecuada:

  • Las bisagras, juntas, cierres y marcos deben de funcionar correctamente
  • El sistema de cierre debe verificarse para evitar problemas futuros
  • Si es necesario, proceder a engrasar las bisagras y todos los elementos que tengan movimiento
  • Si algún componente se ve muy deteriorado, proceder a su cambio rápidamente
  • Comprobar las resistencias perimetrales

Mantenimiento de techo y cubiertas

La mejor forma de saber si necesitan de algún mantenimiento es verificar periódicamente el estado de las cubiertas, la ventilación y los sistemas de enganche. Es muy común que esta serie de espacios se creen especialmente para no que existan pérdidas de temperatura, aunque eso no significa que el agua no pueda colarse, llegando a provocar hielo a la larga y haciendo que los materiales se desgasten rápidamente.


Mantenimiento de suelo

El suelo aislado es común encontrarlo en cámaras de congelación. Este, debe ser comprobado periódicamente, siempre dependiendo del sistema que haya sido instalado:

  • Comprobar que el sistema de ventilación forzada funciona correctamente
  • Comprobar que la calefacción de suelo hace su función
  • Comprobar que la circulación de fluidos es eficaz
  • Todas las alarmas deben ser revisadas

Para el suelo, al igual que con las paredes, no hay que utilizar agua abundante, con el objetivo de que se puedan evitar filtraciones y la aparición de hielo. Los paños húmedos son una muy buena opción.

Limpieza cámara frigorífica

Cómo limpiar una cámara frigorífica

El simple hecho de hablar sobre la limpieza de una cámara frigorífica es un quebradero de cabeza para muchas personas. Para que se realice de forma correcta, hay que tener muchas cosas en cuenta, aunque siempre existen soluciones eficaces para obtener un buen resultado y aumentar su vida útil, como las que os mostramos a continuación.


¿Cómo se realiza la limpieza de cámaras frigoríficas?

Existen 3 pasos principales que hay que seguir:

1) Establecer fechas para realizar la limpieza

En un calendario, establece unas fechas en las que realizar la limpieza, saneamiento y mantenimiento de la cámara frigorífica junto a un responsable, encargado de comprar los productos necesarios y de revisar las incidencias.

Si el ambiente es propenso a la suciedad, es necesario señalar su limpieza al menos una vez al mes.

2) Eliminar el agua y la escarcha

El mayor enemigo de las cámaras frigoríficas es la escarcha, su aparición es un claro indicio de que algo no funciona correctamente, además de que incrementa el consumo de energía.

3) Realizar la limpieza

Es importante escoger productos especialmente diseñados para este fin y evitar entrar en contacto con ellos sin la utilización de guantes. Lee las indicaciones del fabricante y sigue sus consejos.


Limpieza del panel

Para proceder a una correcta limpieza del panel sándwich, es necesario tener en cuenta los siguientes consejos:

  • Realizar la limpieza siempre de arriba hacia abajo
  • El agua caliente no debe superar los 50ºC
  • El pH de los agentes químicos para la limpieza debe estar situado entre 4 y 9
  • Los paneles están aislados entre sí, pero no son impermeables, por lo que no se recomienda utilizar agua a presión
  • Nunca usar agentes abrasivos
  • No mezclar agentes de limpieza
  • Enjuagar siempre con agua limpia

Limpieza de condensadores

Además de limpiar la cámara frigorífica interiormente, no puedes olvidarte de su parte exterior, conocida como condensadora, junto con las puertas frigoríficas. En lo primero que debes fijarte es en el estado en el que se encuentra su carcasa para, posteriormente, comprobar la batería de condensadores, retirando todo el polvo y suciedad que haya acumulada.

En caso de que esté cerca de fuentes de calor, debes de tener en cuenta que esto reduce su vida útil. La solución más eficaz es trasladarla a un sitio oxigenado, donde reciba aire de forma natural. Es necesario conocer si existe algún obstáculo en las rejillas de ventilación que impida el flujo de aire.

Por último, comprobar que la cerradura de la puerta se encuentra en buenas condiciones, evitando los contactos directos y permitiendo que lo que hay dentro esté protegido.

Pueden parecer muchas cosas a tener en cuenta, por este motivo, desde Doorfrig te recomendamos que la mejor solución es dejar este trabajo en manos de los mejores profesionales. Ellos sabrán qué hay que hacer en casa ocasión y si es necesario cambiar y/o reparar algo.

Cámara frigorífica

Características y funcionamiento de una cámara frigorífica industrial

Una cámara frigorífica industrial es un espacio frigorífico de gran tamaño en la que se pueden almacenar alimentos perecederos como carne, pescado o frutas con el fin de mantener su buena conservación a lo largo del tiempo. Las cámaras frigoríficas más eficaces consiguen mantener el color, textura, sabor y olor de los alimentos que tratan de conservar.

A pesar de lo que se pueda creer comúnmente, una cámara frigorífica no enfría, si no que extrae el calor de los productos depositados en ella. Esto se consigue utilizando refrigerantes químicos que absorben el calor de los alimentos evaporando sus líquidos.

Funcionamiento de una cámara frigorífica

Pero, ¿cómo funciona una cámara frigorífica? Para respondernos a esta pregunta es necesario explicar las partes de las que se compone una cámara y como se relacionan entre ellas en el proceso de refrigerado:

  • Compresor: se encarga de absorber el líquido refrigerante y lo retiene hasta su entrada en el condensador.
  • Condensador: el refrigerante transmite el calor de condensación y se transforma en estado líquido.
  • Válvula de expansión: el líquido llega a la válvula de expansión, donde pierde una parte de su calor. Entra al evaporador como una mezcla de líquido y vapor.
  • Evaporador: hierve a presión esta mezcla y el fluido absorbe el calor latente del ambiente, enfriándose a su vez.

De este modo, la operación continúa desarrollándose y enfriando el aire hasta que los alimentos alcancen una temperatura óptima. El ciclo se repite cuando la temperatura sobrepasa un límite previamente establecido.

Si te ha gustado el artículo y quieres aprender más sobre el tema, aquí te dejamos otro con una explicación detallada acerca de la importancia del diseño en una cámara frigorífica.